• Home
  • Ciudad
  • País
  • Política
  • Mundo
  • Blogs
  • Opinión
  • Economía
  • Deportes
  • Vida y Cultura

domingo 23 de noviembre del 2014

Última carga04:48:35

El descomprometido mundo del soltero empedernido que va en alza en Ñuble

Valoración del Usuario:  / 0

Las estadísticas confirman que tanto a nivel nacional como regional, la cantidad de solteros ha crecido en gran medida durante las últimas décadas, conformando así un nuevo segmento poblacional con un perfil particular y notablemente atractivo para el comercio, dadas las características que presenta. Sin ir más lejos, un informe reciente de la OCDE señaló a Chile, entre sus miembros, como el país con mayor número de solteros, alcanzando un 39% e igualando la cifra de casados.
Lo curioso de este dato, no obstante, es que, según información del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y de la última Encuesta Casen (2009), la cantidad de varones solteros entre los 30 y los 44 años supera estadísticamente al número de mujeres, lo que termina con el antiguo mito de que eran ellas las que tenían mayores posibilidades de quedar para “vestir santos” y colocando así a los hombres en una posición mucho menos ventajosa.
Sin embargo, ya sea por protección de su ego o por un tema de “apariencias” frente al género femenino, estos continúan pensando -y aparentando muchas veces- que tienen el control, aludiendo a diversas causas que se pueden desglosar. Con ustedes el nuevo soltero chillanejo, uno que evita el compromiso, disfruta, gasta su dinero en él y está lejos, muy lejos, de pensar en el matrimonio.


“Soy soltero y hago lo que quiero"
Tal parece que esta frase define perfectamente el pensamiento de la mayoría de los hombres que se empeñan por mantener su soltería post 30, puesto que una de las principales razones que ellos mismos señalan para permanecer así, es que tienen la libertad de hacer lo que quieren, sin exigencias, horarios o presiones de ningún tipo.
Para Francisco (37), ingeniero agroindustrial, el rechazo al compromiso comenzó hace aproximadamente una década, luego del fracaso de su última relación estable -que duró poco más de dos años- tras la que decidió comenzar una soltería indefinida.
“Mi relación con mi antigua pareja fue bastante complicada, en los últimos meses teníamos peleas muy seguido, principalmente por celos de ella, yo no podía salir tranquilo con mis amigos y compañeros de universidad, porque ella desconfiaba de todos, así que terminamos y desde ese día me convertí en soltero por afición”, comenta.
Aunque ya han pasado más de diez años de eso, Eduardo dice sentirse cómodo con su actual situación a pesar de que familiares y algunos cercanos lo apremian para no correr el riesgo de quedarse soltero eternamente.
“Yo me he sentido bien así, porque no tengo que dar explicaciones a nadie, puedo salir a la hora que quiera, volver a la hora que quiera, antes no lo podía hacer y ya estoy acostumbrado a esto. Por supuesto que sí he salido con otras personas, pero han sido situaciones esporádicas, trato de no presionarme por encontrar a alguien estable, aunque algunos me dicen que se me va a pasar el tren… quién sabe…”, dice entre risas.
Para el sociólogo de la Universidad del Bío-Bío, Alexis Rebolledo,  el aumento de solteros chillanejos, más que por una opción propia, pasa por los cambios externos a nivel social: mayor profesionalización, postergación de la paternidad y el exigente mercado laboral.
“Más que un apriorístico rechazo al compromiso hay una readecuación de la sociabilidad de géneros en atención a las exigentes demandas del mercado laboral, altamente inestable y competitivo. Tal contexto fomenta el individualismo y sus valores asociados de emancipación y emprendimiento”, señala.
En este sentido, agrega el especialista, “la postergación del matrimonio y los hijos no son precisamente una decisión de pura voluntad en un proyecto de vida deseado de mero desarrollo individualista, sino más bien una actitud consecuente derivada de condiciones estructurales poco amigables con la promoción de la constitución de familias”.

 

Eventos, tecnología y algo más...
Otra de las razones que se les atribuye a este grupo de hombres en su categoría de “solteros empedernidos” es la independencia económica y capacidad de adquisición que esta condición les ofrece, pues se trata de un segmento poblacional con carreras profesionales concluidas, que ya alcanzó una cierta madurez económica y que a través de ella, satisface sus propias necesidades,  abocándose principalmente a sus pasatiempos, sin otras preocupaciones de tipo marital o familiar (hijos, colegiaturas, etc.).
Tal como explica Rebolledo, “la capacidad adquisitiva de éstos (solteros) les distingue del segmento más joven, por tanto, son consumidores más atractivos para las empresas de entretenimiento y de servicios de restaurantes”.
Por ello, se vuelven un fuerte nicho de atracción precisamente para el mercado del entretenimiento (restaurantes, pubs, discotheques, casinos, cine, teatro, recitales, etc.), de la tecnología (iPhone, computadores, equipos musicales, celulares de última generación), online (pago de cuentas, búsqueda de servicios), además del automotriz, turístico y el comercio en general, pues, al igual que todos deben vestirse y alimentarse, y muchas veces  invierten gran parte de su salario en ambas cosas.
Según expertos de la Cámara de Comercio de Ñuble, un soltero de entre 30 y 40 años de edad puede llegar a gastar fácilmente sobre $600 mil al mes por concepto de entretenimiento, ocupando entre un 40% y un 60% de su remuneración en salidas a locales nocturnos, restaurantes y en accesorios tecnológicos. En menor medida invierten en alimentos (13%), ropa (10%) y en artículos para el hogar (5%).
Un ejemplo de ello es el caso de Marcelo (34), quien trabaja como contador auditor y que a pesar de su demandante puesto, se hace un tiempo para todo: trabajar, visitar a sus padres, salir al menos tres veces a la semana con los amigos y evidentemente, gastar sus sueldo en sus principales pasatiempos: la comida, el trago y la tecnología.
“Si me preguntas, creo que el ser soltero, además del tema del compromiso, tiene que ver con que hay un cierto estándar de vida que uno quiere conservar y del que cuesta escapar. En mi caso, yo soy un fanático de la tecnología, especialmente, de los video-games y de los celulares y, además de eso, gasto mi buena tajada en salidas a comer, a locales nocturnos... y también en otras cosas…”. La coqueta mirada de Marcelo al terminar la frase indica que esas “otras cosas” no son nada más que salidas con amigas a cenar o a bailar.
En este sentido, un estudio de la Universidad de Talca, realizado en febrero pasado, reveló que los hombres solteros son capaces de gastar más de $500 mil mensuales para obtener el tan anhelado éxito en sus citas.
Un punto clave para estos solteros, en el ámbito de la conquista o en una simple salida con amigos, tiene que ver con escoger un buen lugar para compartir. En Chillán hay sitios específicos que atraen a este segmento exclusivo, donde destacan principalmente los pub-restaurant y algunos cafés del centro de la ciudad.
Así lo explica Marcelo. “Personalmente, prefiero los lugares con un estilo más íntimo, donde uno pueda conversar y tomarse un buen trago. En Chillán hay varios restobares que ofrecen esa alternativa, al menos para mí la etapa de las discotheques ya pasó”.
No obstante, todavía son muchos los solteros que, teniendo su casa o departamento propio, prefieren pasar sus veladas en su hogar y en un ambiente controlado. Tal como lo describe Marcelo, “los locales nocturnos son buenos para ir a disfrutar de la música, aprovechar los tragos, pero a veces, uno requiere un lugar mucho más íntimo para disfrutar con los amigos o invitados y por eso, prefiero muchas veces pasarlo bien en mi casa”.

 

Cambios de género
Si las cifras son exactas y hay cerca de 12 mil varones solitarios -más que mujeres- revoloteando por ahí, se acabó entonces el mito sostenido durante décadas por el chileno en el que se condenaba a las mujeres a una vida de soltería si no se apuraba en encontrar a su “media naranja”.
El crecimiento de las ciudades, el mayor poder adquisitivo de las personas a menor edad, la mayor profesionalización de la población, la valoración del crecimiento personal por sobre la estabilidad y la procreación, los cambios de la rutina familiar y la mentalidad cada día más abierta de los chilenos y chillanejos han llenado la ciudad de solteras y, sobre todo, solteros a más avanzada edad, muchos de los cuales hoy sobrepasan los 40 años
Hoy, entonces, el temor de “quedar para vestir santos” está cambiando de género y la visión que las mujeres tienen de los hombres también está variando. Si antes los solteros se sabían codiciados y apreciados, hoy saben que las estadísticas no están a su favor. Por su parte, las mujeres hoy se saben valiosas e intentan, cada vez más, cuidar su soltería a fin de privilegiar sus expectativas personales, ya no sólo abocadas a encontrar al hombre ideal y a tener hijos.

comments
       Noticias Relacionadas
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones