viernes 05 de febrero del 2016

Última carga02:00:00

Economía solidaria

Las cada vez más frecuentes crisis financieras de alcance global, lo mismo que las imperfecciones del modelo neoliberal en la producción de bienes y servicios, han traído al primer plano varios conceptos: comercio justo, desarrollo sustentable, responsabilidad social empresarial y cuidado del medio ambiente, que aunque son bien conocidos no habían logrado movilizar a los agentes económicos y se mantenían en un cerrado círculo de agrupaciones ambientalistas y antisistema.

Leer más...

Orientación vocacional

La forma en que los nuevos alumnos distribuyen sus inscripciones en las carreras universitarias constituye un dato valioso para conocer hacia dónde se orienta la juventud para construir su futuro. 

Diversas motivaciones pueden gravitar en el proceso de decisión, sea que se trate de vocaciones definidas tempranamente, sea que influyan especialmente la tradición o el consejo familiar, sea que prevalezca la atracción de nuevas propuestas profesionales presentadas en el menú que ofrecen las casas de estudios.

Un criterio básico de la orientación vocacional es que la definición nazca de la personalidad juvenil, pues de esa manera se da un paso fundamental en el camino de su madurez y, por otra parte, el futuro profesional asume por sí mismo la responsabilidad del esfuerzo que los estudios exigen. Ese planteo no inhibe la demanda lógica de información o asesoramiento a proveer al interesado en un trance de esta significación.

En un momento del país como el actual, ciertos hechos al alcance de muchos pueden estimular una elección. El complejo escenario que enfrenta el negocio minero o las demandas del sector salud parecen relacionarse con la disminución de estudiantes de geología, ingeniería en minas o de otras ramas de la ingeniería, lo mismo que con el aumento de las postulaciones a enfermería y kinesiología. No obstante, el efecto de las últimas novedades con respecto al estado actual de una carrera antes que determinantes de una elección puede constituir solamente el refuerzo de una decisión positiva o negativa.

Por otra parte, al elegir qué estudiar, dónde estudiar o -quizás más importante- por qué estudiar determinada carrera, la decisión debe pasar por la necesaria reflexión de que la carrera elegida supone una definición de vida y que tal trascendencia impone optar por una institución que garantice una formación de excelencia y allí ni los ofertones de smartphones o computadores de última generación ni los descuentos de dinero son precisamente aval de aquello.

La palabra clave en este sentido es “información”. De la calidad de la casa de estudios y su acreditación, de la preparación de sus docentes, de la oferta formativa integral que entrega el plantel, de la capacidad de disponer de campos reales para el ejercicio profesional.
Debe confiarse en la seriedad de los procedimientos elegidos por quienes están a cargo de estos procesos y en su capacidad para producir resultados que den informaciones confiables a la comunidad, en un complejo territorio donde lo subjetivo puede llegar a pesar más allá de lo conveniente.

Así como es deseable que los jóvenes que iniciarán este año su carrera hayan elegido en función de una deliberación reflexiva, también es fundamental señalarles la importancia de que se mantengan informados acerca de la evolución que siguen las carreras elegidas, pues las innovaciones son constantes dentro de una sociedad en la cual crecen incesantemente conocimientos y recursos tecnológicos, en tanto que el mercado laboral se torna más exigente y reclama mayor formación. Por ello, el porvenir de los jóvenes requiere ir unido a un esfuerzo de perfeccionamiento continuo.

Es atinado insistir, por lo tanto, en la necesidad de que se realice en la enseñanza media un proceso orientador por el cual los adolescentes vayan tomando conocimiento del complejo panorama del trabajo y la profesión en tiempos de una economía que ha tomado dimensiones globales y en la cual las innovaciones científicas y tecnológicas obligan a una actualización continua y a ganar en capacidades adicionales para satisfacer las futuras demandas. Ese es un aporte que el sistema educativo no puede desatender, pero que, contrariamente, es cada vez más ausente en nuestra educación secundaria.

Visión estratégica compartida

La proximidad física e interacción inmediata entre los actores públicos y privados, en el caso de los municipios -más que en los ámbitos nacional o regional- vuelve necesaria la complementariedad, dándole a este vínculo una especial relevancia y un potencial considerable para crear alternativas de inversión y crecimiento económico local. Esto conduce a pensar que los gobiernos locales podrían manejar información acerca de quién desearía vivir y trabajar en su ciudad, bajo qué condiciones y con qué expectativas, de modo de poder ofrecer al sector privado un espacio territorial propicio para habitar, invertir y crecer. 
 
En la actualidad, pocos municipios de la provincia pueden articular una visión estratégica de lo que se proponen ser en los próximos diez o quince años. Todos desean industrias prósperas, elevar los ingresos reales y trabajos de más calidad, pero no logran implementar un plan de acción. Además, no todos se encuentran en las mismas condiciones. Algunas economías locales, como la de Chillán, logran cierta diversificación productiva, mientras que otras, la gran mayoría, están dominadas por un par de actividades o negocios, generalmente asociados a la agricultura y a la industria forestal. 
 
Así, en un momento una localidad puede ser próspera, dinámica, bien posicionada para el crecimiento y para un mayor desarrollo, y en el siguiente momento perder empleos, negocios y residentes. Desde esta perspectiva, los gobiernos locales tendrían una alternativa posible: interactuar con los demás actores estratégicos promoviendo la construcción de un espacio territorial competitivo que favorezca el desarrollo local a largo plazo. 
 
En esa dirección -que de manera incipiente se aprecia en Chillán Viejo con el desarrollo de su parque industrial- los gobiernos locales podrían facilitar a las empresas el acceso a una serie de servicios e insumos que fortalezcan su posición en los mercados, mejorando su productividad y competitividad. 
 
Por ello, la acción conjunta entre sector público y sector privado resulta clave. El sector privado puede contribuir no sólo con capital, sino también con conocimiento especializado, información o habilidades, mientras que los municipios podrían ofrecer exenciones de algunos impuestos y sobre todo asegurar la zonificación y permisos para garantizar que los proyectos se lleven a cabo. 
 
Es importante, destacar que para implementar esta alternativa se necesita mucho más que un recurso o un atractivo por parte de una localidad. En tal sentido, la ineficiencia y el alto déficit de gestión de no pocas municipalidades son viejos problemas que parecen lejos de resolverse y una de las principales barreras para este objetivo de sinergia público-privada. 
 
Parte de la explicación puede atribuirse a criterios de contratación de funcionarios que, en lugar de privilegiar la alta calificación de sus miembros, han hecho del pago de favores políticos y una mal entendida lealtad partidaria verdaderos emblemas. Lo concreto es que la necesidad de profesionalizar la gestión municipal, se advierte con cada vez más fuerza.
 
En definitiva, la atracción de inversiones y la posibilidad que éstas incidan positivamente en los niveles de bienestar de los habitantes de Ñuble, requiere de una visión estratégica y de autoridades y funcionarios competentes que hoy, en muchas comunas de la provincia, brillan por su ausencia.

Convencidos de innovar

Nadie podría hoy rebatir la idea que el conocimiento es un factor capaz de aumentar la riqueza económica, lo mismo que potenciar el capital humano con que cuenta una sociedad. 
 
Las naciones llamadas emergentes y algunos de los países más ricos del mundo han sido capaces de comprender esta dinámica y han invertido grandes recursos en promover la ciencia, la investigación y fomentar la innovación y el emprendimiento. 
 
Primero, hay que tener presente que, contrariamente a lo que suele pensarse, no se requieren 50 años para avanzar sustancialmente en este tema. En la medida que exista voluntad, recursos y personas dispuestas a correr riesgos y a atreverse, esto es posible siempre que existan las instancias para que esos proyectos puedan desarrollarse. 
 
Lo primero que hay que tener presente es que no se puede avanzar en estas ideas sin que existan también los recursos destinados a promoverlas y más concretamente, corregir la valoración sobre pequeñas y medianas empresas, cuya participación en el PIB local ha ido decayendo y podrían encontrar aquí una oportunidad de frenar este comportamiento negativo, cuya expresión más sensible es la pérdida de empleos. 
 
Como en muchas cosas, para que todo cuaje, es necesario el trabajo conjunto, especialmente del mundo empresarial y académico. Sobre este punto, se advierte escasa cultura, incluso entre las casas de estudio donde rara vez se ve cooperación. Buscando las causas y las soluciones de este problema conviene ir más atrás y preguntarse qué se hace para educar desde la infancia en habilidades y valores como la responsabilidad, perseverancia, creatividad y paciencia, todas aptitudes que son necesarias para emprender e investigar. 
 
Lamentablemente, la educación escolar está más enfocada a los resultados que a los procesos, los jóvenes buscan obtener la mejor calificación más que aprender del procedimiento para lograr la meta y subvalora e incluso castiga los errores que ocurren en el camino, no obstante el yerro es un factor clave de la cultura del emprendimiento y la innovación. Por último, los medios de comunicación, ahora ampliados hasta límites insospechados por las nuevas tecnologías, están en las condiciones casi ideales para traducir la ciencia a la comprensión de la gente. 
 
Esta nueva responsabilidad debe ser asumida, como siempre, con el mismo nivel de excelencia y de honestidad intelectual que cualquier otro tema, en la convicción de que este tipo de información es -probablemente, mucho más que otras que diariamente se vuelcan a la corriente general de noticias- vital para los tiempos que vivimos, y más aún para los que sobrevendrán. Este es el siglo del conocimiento y en él -y con sus reglas- la futura Región de Ñuble deberá competir apostando a su vocación agroalimentaria, donde hay un potencial enorme y pruebas fehacientes de apego a la innovación y capacidad creativa.
 
De hecho, el agro ñublensino ha duplicado el número de tierras cultivadas y ha mejorado su productividad, con rubros que han penetrado en los mercados más exigentes del mundo. Además, tímidamente ha incorporado tecnología avanzada para la producción, y si no lo ha hecho aún en la medida en que lo hacen otras regiones, es porque en el arrebato individualista se han ignorado las bondades de la asociatividad y la generación de economías de escala. 
 
El diagnóstico es claro. La duda es cuánta convicción existe para transitar el camino de la innovación y no quedarse sólo en buenas intenciones o rimbombantes discursos.

Caso Caval

Natalia Compagnon, nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, enfrentó ayer la audiencia de formalización por los delitos tributarios de los que ha sido imputada en el caso Caval y quedó con las medidas cautelares de firma mensual y arraigo nacional, coronando así un año complejo no solo para ella, sino también para la familia presidencial, destapado por la compra de tres terrenos en Machalí a través de un millonario crédito de 6.500 millones de pesos otorgado por el Banco de Chile luego de una reunión en la que participó en persona su vicepresidente, Andrónico Luksic, junto a Compagnon y el hijo de la Presidenta.
 
En este escenario, se esperaba que la Presidenta estuviera muy lejos del Juzgado de Garantía de Rancagua, donde Compagnon y otras 12 personas, fueron formalizadas, pero el miércoles a última hora se informó que no viajaría al Cabo de Hornos, donde iba a participar en una actividad de la Armada, sino que se quedaría en Santiago y ayer, para sorpresa de todos, Bachelet rompió el silencio respecto a este caso y en un escueto comunicado leído desde el salón O´Higgins de La Moneda, dijo (con la voz entrecortada) que quiso hablar “porque es un caso que ha concentrado la atención de la gente, que espera que la justicia actúe sin dudas, con imparcialidad, en este y en otros casos”. En su intervención, que duró exactos 60 segundos, también comentó lo difícil que es la situación para ella y su familia, y aclaró que pese a esto, “no ha nublado ni por un minuto lo que son mis responsabilidades como Presidenta de la República y Jefa de Estado”, añadió visiblemente afectada.
 
En el oficialismo y también varios analistas, valoraron positivamente este giro de Bachelet, quien no había querido referirse al tema, pese a la insistencia de los periodistas en cada actividad pública a la que asistió en las últimas semanas. 
 
Claramente, la Mandataria –que este viernes dijo que los chilenos demandan y merecen igualdad de oportunidades y derechos y eso por cierto significa igualdad ante la ley- intenta dar una señal de prescindencia ante esta compleja coyuntura que ha minado sus relaciones familiares con el matrimonio Dávalos Compagnon y ha significado una desoladora baja en el respaldo ciudadano a su Gobierno. Incluso se creó una comisión investigadora en la Cámara de Diputados, que entre sus principales conclusiones apuntó a un eventual tráfico de influencias de la esposa del hijo de Bachelet.
 
“En Chile las instituciones funcionan” fue la frase más repetida ayer por ministros y políticos oficialistas tras la breve intervención de Bachelet. Un libreto ciertamente aprendido, pero que acierta en delimitar con claridad la independencia del Poder Judicial para llevar adelante una investigación que puede alcanzar incluso a Sebastián Dávalos, quien hasta ahora ha salido invicto judicialmente.
 
A la fecha se han podido acreditar una serie de irregularidades en torno a Caval, estableciendo que fue una empresa que en los hechos se dedicó al lobby, cuyos dueños se valieron de su cercanía con la Presidenta de la República para sacar provecho indebido, hechos que además podrían ser constitutivos de delito. Por lo mismo, es preciso que la Justicia sea implacable y no deje de impulsar todas las causas de corrupción y abuso de poder que atañen a funcionarios del Estado y sus cercanos. En el caso de Caval no se trata de revanchismo tras los escándalos de Penta y Soquimich, que mayoritariamente afectan a políticos de la oposición, sino simplemente de la aplicación de las leyes a quienes durante largo tiempo actuaron y se creyeron por encima de ellas.

Subcategorías

JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones