sábado 10 de diciembre del 2016

Última carga01:25:37

Las Toscas: el olvidado estero que todos basurean en Chillán

Un politizado parque que se convirtió en refugio, tramos anunciados que nunca se hicieron y tubos que siguen infectándolo.

El Estero Las Toscas es de los pocos cursos de agua en nuestro país que tiene una presencia tan fantasmagórica en la historia de la zona que baña. De hecho partió siendo  protagonista en la intentona de José Miguel Carrera  por sitiar el Chillán realista de Antonio Pareja que terminó victorioso, pero muerto en la contienda.
Otra instantánea que lo recoge pertenece al siglo XX, puntualmente al ingenio ladino de Nicanor Parra quien ya en su poema “Yo Pecador” publicado en el libro Obra Gruesa del año 1969, señala: “Yo señor de las moscas / Yo descuartizador de golondrinas, / Yo jugador de fútbol / Yo nadador del Estero Las Toscas...”. Toda una fama de bajos fondos tejida entre las callejuelas y panderetas de la ciudad de Chillán.
Pero el limo del reconocido estero lejos de purificar los aires y contornos por donde cruza ha terminado por ir atravesando, sucesivamente los umbrales de suciedad  que han interpuesto ambientalistas y científicos.

Las Toscas en la suciedad
Pequeño afluente del río Chillán,  nace muy cerca del camino antiguo a Coihueco, cruzando en dirección suroeste por toda la ciudad en pleno centro como si fuese una calle más de la comuna. Su historia, como bien se deja entender en el poema de Nicanor Parra, ha estado constantemente ligada a la suciedad que la ciudad suele expulsarle en su recorrido.
De hecho a pesar de ser un patrimonio natural de la comuna a lo largo de toda la historia, aguas servidas eran descargadas constantemente en él. Este hecho fue constatado en un estudio realizado el año 1992 por personal del Servicio de Salud Ñuble. Giancarlo Garbarino, quien comandó en parte tal levantamiento de muestras recuerda que “dicho estudio fue encargado por el Ministerio de Salud a raíz de la epidemia de cólera que se registró en países vecinos. En ese entonces se muestrearon los ríos de la provincia en los sectores de mayor riesgo y que conformaban finalmente la cuenca del Río Itata”, apunta Garbarino.
Puntualmente en el Estero Las Toscas llegaron a registrar un recuento de coliformes fecales superior a 1.000 por 100 ml de agua y dicha cantidad aumentaba hasta unos 200 metros aguas abajo en la Ruta 5 Sur. Todo un torrente calmo de porquería en esos años que con el estudio sirvió para dictar decretos sanitarios que penalizaban el riego de hortalizas con las aguas de estos cauces.
En los años noventa comenzó una preocupación más sistemática en torno al medio ambiente y la calidad de vida. Es así como se estableció en un estudio Fondecyt realizado el año 1994 por académicas de la Universidad del Bío-Bío que el principal problema de Chillán en materia ambiental eran sus cursos de agua contaminados.
Gráficos e históricos son los tubos que salían desde los baños de casi todas las casas que colindaban con el estero. La ciudad comenzó literalmente a aburrirse de la hediondez que circulaba a lo largo de la ciudad.  

¿Ha corrido agua bajo el puente?
Con la llegada del 2000 lentamente el tema fue quedando bajo la alfombra de la agenda pública local, situación que entronca más bien con el establecimiento de la Planta de Tratamiento de aguas servidas que se instaló en la ciudad, además de la llegada de otro grave problema a la zona como el de la contaminación atmosférica
Para Rodrigo Riquelme, jefe de la oficina regional de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), “hay un cambio importante cuando el Estado define una política de saneamiento de aguas urbanas. Comenzaron a instalarse las plantas de tratamiento y ahí hubo un impacto directo en la condición de los esteros. Antes de esto existían eventos de olores importantes”, destacó Riquelme quien documentó precisamente que la planta en Chillán comenzó operaciones el año 2000.
Essbio también precisó la información comentando que “la planta de descontaminación de aguas servidas en Chillán realiza un aporte ambiental valioso para la comunidad chillaneja. En estas instalaciones, Essbio descontamina las aguas servidas provenientes del alcantarillado, las que antes se descargaban, sin tratar, directamente al Estero Las Toscas y otros. Actualmente, esas aguas son depuradas y devueltas al estero,  libre de patógenos y en calidad apta para el riego y la recreación”, plantearon desde la sanitaria.
Según la descripción aportada por el directivo regional de la SISS y en la gerencia de Essbio, actualmente no existen mayores problemas de patógenos en Las Toscas, cuestión que puede ser discutida según lo mencionado por la misma autoridad sanitaria, Giancarlo Garbarino quien destacó que hace tiempo no se realiza un estudio formal en torno al tema. De hecho al plantear dicha cuestión del estado de contaminación actual que tiene el estero al encargado de Medio Ambiente del municipio Juan Luis Novoa, este manifestó no tener información alguna al respecto.
Lo más cercano a esto realizado por alguna empresa ligada al estado de las aguas, es lo que por normativa debe realizar Essbio, quienes destacaron que según el DS 90/00 “lo que la empresa realiza son constantes monitoreos bacteriológicos de la calidad de agua del efluente de la planta de tratamiento para verificar el cumplimiento de la normativa de emisiones a los cursos de agua receptores”, especificaron, lo que en pocas palabras quiere decir que los análisis son hechos sólo a las aguas que descontaminan, en ningún momento a las aguas del estero.


La historia que no fue
“Como chiche dejarán al cochinón Estero Las Toscas”. Así titulaba el popular diario La Cuarta la noticia de la adjudicación del proyecto de recuperación y hermoseamiento del mismo estero el año 2002. La idea no era mala y planteaba la recuperación del patrimonio natural en cinco cuadras en total, con una inversión superior a los 500 millones de pesos. El equipo municipal del ex alcalde Aldo Bernucci alucinaba con ver floridos y llenos de gente las ciclovías, senderos, terrazas y puentes del mentado proyecto que a esa  altura era una especie de símbolo de su gestión: un verdadero mega parque urbano, la gran área verde que hoy se extraña en la ciudad. De hecho el tema escaló tanto en la mente de sus creadores que más de alguno imaginó un Estero Las Toscas navegable por entre las calles de Chillán.
Pero el proyecto se quedó sólo en dos etapas, de hecho vecinos de la Población Coihueco todavía tienen en sus narices el monolito que dice “Acá se construirá Futuro Parque Estero Las Toscas” marcando el inicio de un mega parque que en el papel, quería cruzar toda la ciudad. Jaime Chávez es vecino del sector y relata que “ahí hicieron un show inaugurando eso y colocaron un monolito, un tacho para la basura y después no hubo nada más... se olvidaron. El pasto creció, los ratones proliferaron... y para mí y mis vecinos el problema diario que tenemos acá es el de la bajada del Puente Las Lilas que salta el ripio todo el rato, pero nadie quiere construir esto, están las platas, se ha publicado tres veces en el portal, pero ninguna empresa quiere adjudicárselo porque es pequeño, poca plata”, cuenta el vecino.
Caminando un poco más allá del cruce del estero con el Puente Las Lilas, entrando a la Villa Chillancito vamos viendo cómo vecinos y vecinas salen presurosos de sus casas cargando ollas y tarros con quizás qué contenido para vertirlas en el cauce, hasta unos sillones se ven tirados por ahí.
La señora Juana Rosales transita constantemente por el sector, camina presurosa entre su casa y el consultorio. Se da el tiempo y cuenta que el principal problema que tiene el mismo estero “es que le echan tanta basura al canal que está lleno de ratones, lo que pillan tiran. Cuál es el gusto de botar basura ahí dentro, si les queda hasta más cerca botarla en los contenedores, no, ellos van y la botan en el estero. Lo otro es que en el invierno se llena de agua, a veces se llega a salir y en el verano siguen habiendo malos olores”, cuenta la señora Juana.
Ambos vecinos agregaron que existían noticias de recuperación del entorno pero que aún no había nada claro.

Zarzar y Las toscas
Para mejorar la situación ambiental del Estero Las Toscas actualmente no existen proyectos conocidos. Desplazado ante el gigante problema de la polución del aire, no hay una data más reciente de estudios que revisen el estado de su contaminación (menos la de esteros como Las Lechuzas o el Canal de la Luz); El mega parque para el cual se invirtieron más de 500 millones de pesos quedó abandonado a la suerte de pandillas y es constantemente ocupado bajo los puentes como vivienda fugaz de mendigos. Algo parece estar mal en la planificación de la intercomuna, pues por mucho que queramos, autoridades, ciudadanos y empresas, no podemos esconder al gran Estero Las Toscas bajo la basura y la alfombra asfáltica de la ciudad.
Susana Baeza, directora de Secpla en el municipio destacó que en materia de planificación tienen la idea de recuperar lo construido en el abandonado Parque. “Con el paso del tiempo el Parque Estero Las Toscas, entre la calle Arauco y Avda. Brasil, ha sufrido deterioro, por causas naturales, como asimismo por actos vandálicos que perjudicaron principalmente su iluminación, por lo cual se ha postulado un proyecto de reparación del sistema de alumbrado publico, vallas de protección y refacción de los puentes peatonales principalmente”, especificó la directora de Planificación.
De hecho adelanta que existe una segunda medida que tomarán y que lo relaciona directamente con el Plan Regulador consultando el uso de “Área Verde” lo que permitirá integrarlo a al plan urbano evitando que particulares se adjudiquen los loteos. “A la vez se está consultando su rescate en aquellos puntos que enfrenta a espacios públicos, creando puntos de miradores al estero, como asimismo la habilitación de espacios colindantes, donde el estero fluye en forma paralela a alguna vía urbana, como es el sector de Chillancito y Santa Rosa entre la calle  Francisco Ramírez y Puente Las Lilas aproximadamente. Actualmente estamos en proyecto de ingeniería para recuperar la calle Iván Ulriksen y en forma paralela se están diseñando y bosquejando las obras complementarias de paisajismo, integramos el nuevo pavimento y la infraestructura del puente de Libertad Oriente al Parque Estero Las Toscas”, detalla Baeza, dejando en claro que la idea de la gestión Zarzar es recoger en algo la importancia paisajística-urbana de Las Toscas, como una forma de decir presente.