s√°bado 25 de octubre del 2014

√öltima carga01:59:27

  • Galeria

  • Video

  • Viral

 

  • Un canto a Violeta

  • Para ellas

  • Conferencia

Grave riesgo de atropello suman rutas a Yungay, Pinto, Quirihue y San Fabi√°n

La Ruta N-59, conocida como la Ruta de la Muerte, volvi√≥ a protagonizar tragedia, esta vez en zona poblada. Familiares de la √ļltima v√≠ctima fatal, de s√≥lo 17 a√Īos, exigen arreglos para evitar m√°s decesos.

La alta tasa de accidentes que presenta desde hace a√Īos el camino que une a Chill√°n con Yungay podr√≠a ser presentado como una situaci√≥n ya demasiado expuesta en los medios. Sin embargo, son su vigencia, escasa soluci√≥n y los ejemplos fatales que de vez en vez vuelven a golpear a las comunidades involucradas, los factores que los mantienen siempre en el tapete noticioso.
Y si por un lado, la muerte de la  joven escolar Patricia Rosales Bello (17), quien fue atropellada el fin de semana a la altura del kil√≥metro 23 de la Ruta N-59, en la localidad de Quiriquina, por una camioneta, constituye el nuevo accidente fatal de la provincia -el tercero en esa ruta en 2012-, la llamada ‚Äúruta de la muerte‚ÄĚ no es el √ļnico camino que se ha ganado una fama poco c√©lebre en √Ďuble.
Conforme a los datos estad√≠sticos proporcionados por Carabineros de la SIAT √Ďuble, unidad investigadora que s√≥lo se encarga de realizar peritajes a aquellos accidentes vehiculares que presenten resultado de muerte o termine con personas en riesgo vital, los enlaces que van de Chill√°n a Pinto (N-55), y de Quirihue a Cobquecura (N-50) tienen id√©nticas tasas de ocurrencia de siniestros, donde quienes los sufren son los vecinos de poblados aleda√Īos a la ruta.
En 2011, personal de esta secci√≥n investigadora de accidentes concurri√≥ en cinco oportunidades a cada una de ellas. ‚ÄúY el com√ļn denominador de las tres rutas es que en algunos tramos tienen muy mala iluminaci√≥n, por otra parte la se√Īal√©tica es poca o deficiente, se advierte que com√ļnmente transitan personas en estado de ebriedad y, lo que a mi juicio es uno de los factores que m√°s perjudican a los peatones, es la falta de bermas‚ÄĚ, observ√≥ el capit√°n Mat√≠as Palominos, de la SIAT.
LA DISCUSI√ďN realiz√≥ un recorrido desde Chill√°n Viejo hasta el pueblo de Quiriquina, constatando algunas fallas adjetivables hasta de ‚Äúins√≥litas‚ÄĚ en el camino, como el hecho de que en cinco oportunidades se advierte que a un lado de la pista hay se√Īal√©tica de suelo que obliga a mantener una velocidad m√°xima determinada, distinta de la que se le exige al conductor que va por la pista contraria.
Por otra parte, las curvas no son anunciadas, y lo que asoma como m√°s grave, ‚Äúpr√°cticamente no hay pasos habilitados a peatones desde Chill√°n Viejo hasta Pueblo Seco, por lo que las personas que deben cruzar de un lado a otro de la carretera, lo hacen t√©cnicamente en forma il√≠cita y corriendo los riesgos que todos sabemos‚ÄĚ, critic√≥ el capit√°n Palominos.
la quebrada voz vecinal
Como es de imaginar, los ánimos en la Población Las Rosas, en Quiriquina, no son de los mejores.
Patricia, la √ļltima v√≠ctima, es recordada como una ni√Īa linda,  tranquila y sociable, pero dado que el negocio m√°s cercano -el supermercado Las Vegas- requiere cruzar la ‚Äúruta de la muerte‚ÄĚ, ella lo hizo el pasado domingo, cerca de las 21 horas ‚Äúpara ir a recargar su celular y para comprar otras cosas. Fue a la vuelta cuando la camioneta la atropell√≥‚ÄĚ, record√≥ quien fuera su pololo, Fabi√°n Rodr√≠guez, otro de los que a diario se exponen para comprar o para tomar locomoci√≥n. ‚ÄúEs realmente muy peligroso, no s√© qu√© tanto les cuesta poner un lomo de toro al inicio y a la salida del pueblo. Tampoco es un lugar muy iluminado‚ÄĚ, agreg√≥ a√ļn en estado de shock.
Seg√ļn las estimaciones de Olga Cifuentes, una de las encargadas del emporio, ‚Äúa diario viene mucha gente, de todas partes del pueblo y son varios los que deben cruzar, entre ellos muchos ni√Īos solos‚ÄĚ.
Similar observaci√≥n hacen en el supermercado Anita, ubicado unos kil√≥metros antes, en donde observan que ‚Äúdesde el consultorio que est√° como a cinco minutos de ac√° (en direcci√≥n a Chill√°n) hasta el colegio que queda pasado el ret√©n de Carabineros, no hay sem√°foros, ni se√Īal√©ticas, ni lomos de toro, ni nada. Usted puede ver que ac√° es imposible que pasen dos minutos sin que se vea un auto o un cami√≥n circulando a mucha m√°s velocidad de la permitida‚ÄĚ, acus√≥ su due√Īa, Ana Sep√ļlveda.
Finalmente, Carlos Rosales, el pap√° de Patricia, denunci√≥ que ‚Äúlos conductores no respetan a los peatones, mi hija era un ni√Īita no m√°s, estudiosa, tranquila... ojal√° que se pongan la mano en el coraz√≥n y arreglen luego esto‚ÄĚ.
una leve baja
En 2011, la Ruta 148 de Quill√≥n registr√≥ accidentes por atropellos que ameritaron los servicios de la SIAT. Se suman en √Ďuble, por problemas de la misma √≠ndole, las rutas 31 (San Fabi√°n) y 49 (Coihueco), adem√°s del camino a Pinto y a Cato.
Sin embargo, el aumento de las fiscalizaciones realizadas por el personal de la Tenencia Carreteras y las campa√Īas preventivas han contribuido a reducir en parte la alta accidentalidad de esas v√≠as.
¬ŅQuienes corren m√°s riesgo? Seg√ļn carabineros, las personas que viven en villorrios e incluso pueblos a la orilla de la carretera, quienes muchas veces caminan por la calle en vez de las bermas, lo que aumenta las posibilidades de morir arrollados frente a conductores descuidados.

comments
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones