sábado 30 de agosto del 2014

Última carga04:14:50

Lunes, 06 Agosto 2012 17:42

Los pobres no pueden esperar

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

El mes de agosto es identificado, de manera muy especial, con la justicia social, la solidaridad y la necesidad de continuar sin descanso los esfuerzos para producir en los chilenos cambios sociales que nos regalen mayor bienestar a todos los que hemos nacido en esta tierra.

El sueño del cambio social que genere justicia y mejores condiciones de vida para todos es el gran sueño de Chile, expresado de una forma particular por el pensamiento y la obra de muchos católicos, quienes han dedicado su vida al servicio de la justicia social, la fraternidad humana, y la solidaridad.

Las estadísticas y el análisis de los expertos nos dan las razones económicas, políticas y sociológicas que mantienen a Chile, después de tantas décadas de esfuerzo, aún como un país con pobreza.

La experiencia de otros países que han avanzado en el camino de construir justicia social nos indica algunas de las claves necesarias para derrocar la pobreza y alcanzar la tan deseada equidad. Entre ellas están la formulación de buenas leyes que protejan a la familia y la vida digna, la atenta y permanente mirada de los responsables de la sociedad para que exista justicia, la permanente rendición de cuentas de aquellos que manejan los recursos del Estado, y la generosidad de los que más tienen en ayuda de los menos beneficiados.

En este Mes de la Solidaridad, nos hace bien recordar que el egoísmo personal es el origen más profundo de las desigualdades e injusticias. Sabemos que Dios nos ha regalado inteligencia, voluntad, libertad y capacidad para amar, para formar una familia, y para realizarnos personal y comunitariamente.

Todo lo que somos es un regalo gratuito de nuestro Creador, y cuando nacemos limitados por alguna incapacidad o enfermedad, la comunidad, entendida como el Estado, debe velar para que los desfavorecidos mejoren sus condiciones y puedan llevar una vida normal.

Lo mismo pasa con muchos que carecen de las posibilidades de acceder a una buena educación, para establecerse con solidez en la vida, y disfrutar de los beneficios que una familia requiere para su realización plena.

Hace ya 24 años, el Papa Juan Pablo II, ahora Beato de la Iglesia y de feliz memoria, dijo con fuerza en Chile: “los pobres no pueden esperar”. Desde esa época ciertamente las condiciones de vida han mejorado enormemente en nuestro país, pero aún hay familias que no reciben lo que en justicia deberían recibir para vivir con dignidad.

La postergación social y la pobreza es clara y evidente, y es la causa más profunda de los conflictos educacionales, éticos y otros que, aunque quisiéramos cerrar los ojos, nos hacen escuchar por los oídos el clamor de los pobres, y como eco suena en nuestra memoria el grito de Juan Pablo II: “Los pobres no pueden esperar”.

Los verdaderos y profundos cambios son los que comienzan en el corazón humano y se traducen en actitudes de justicia y solidaridad, vividas cada día y en todo ambiente. Son los que debemos generar, sin esperar que otros comiencen, en este Mes de la Solidaridad.

Información adicional

  • Puntúa este artículo: 1
Visto 4304 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Agosto 2012 17:54
Monseñor Carlos Pellegrin

Entró a la S.V.D y desde 1978 hasta 1980 realizó estudios de Filosofía, como miembro de la Congregación del Verbo Divino, en el Seminario Pontificio Mayor de Santiago. Entre los años 1981 y 1985 hizo estudios teológicos en el Instituto de Misiones de Londres, anexo de la Universidad de Lovaina.

El 25 de marzo de 2006 el Santo Padre Benedicto XVI lo nombró Obispo de San Bartolomé de Chillán, para suceder a Monseñor Alberto Jara Franzoy que había presentado su renuncia por razones de edad.

Monseñor Carlos Pellegrin asume la Diócesis de Chillán a los 47 años, el sábado 29 de abril de 2006, con el deseo de servir a esta Iglesia Diocesana con todo el corazón, en el espíritu de Jesucristo nuestro Señor y fiel a las enseñanzas de la Santa Iglesia.
El Obispo de Chillán, monseñor Carlos Pellegrin Barrera el año 2007 fue electo presidente del Área de Educación y miembro de la Comisión Pastoral (COP) de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh). Asimismo, fue electo Presidente de la Organización Internacional de la Educación Católica (OIEC).

Deja un comentario

(*) Información Obligatoria.

4 comentarios

  • Enlace al Comentario Victor Rodriguez O. Viernes, 10 Agosto 2012 08:37 publicado por Victor Rodriguez O.

    El ingreso por persona (PIB per cápita) en Chile bajaría 50%, de los actuales US$17 mil a $8.500 mil, si se restan las 100 familias más ricas de este índice, por lo que ello reflejaría la fragilidad del modelo económico en el largo plazo, debido a la concentración de la riqueza y la falta de desarrollo en capital humano.
    En Chile la gobernabilidad depende del precio del cobre y, mientras eso siga pasando, va a ser difícil que podamos cruzar el umbral. Cuando uno mira el camino al desarrollo no es desde la lógica del ingreso per cápita solamente, sino que es desde el conocimiento.
    La debilidad de nuestras instituciones económicas queda de manifiesto cuando la sola sospecha de que el aumento de capital de Enersis podría ser usado en la compra sobrevalorada de activos del controlador en Latinoamérica, produce la caída de sus acciones (ENERSIS -16,22%) y el alza en las de sus controladoras (Endesa España +8% y ENEL +12,7%) en solo 2 días.
    Es decir, el mercado reconoce que una decisión arbitraria del controlador podría perjudicar seriamente a los accionistas minoritarios (los trabajadores afiliados a las AFP incluidos) y que esto sería legalmente inobjetable.
    ¿Para qué entonces están los directores nombrados por las AFP, las firmas auditoras,la Superintendenciade Valores yla Superintendenciade Pensiones, si no pueden evitar una forma tan burda de abuso?

  • Enlace al Comentario Tala Martes, 07 Agosto 2012 11:56 publicado por Tala

    BUen articulo, saludos padre, y gracias por el aporte incondicional a la gente.

  • Enlace al Comentario Nelson Martes, 07 Agosto 2012 10:28 publicado por Nelson

    La solidaridad no es un concepto, es una ACTITUD DE VIDA, no se trata de dar lo que sobra, sino de dar lo que se tiene, de partirse uno hacia los demás, de repartirse como lo hizo Jesús, en la linea del evangelio de estos dos últimos domingos. Se trata de dar su tiempo a los demás, para escuchar, saludar, entregar una sonrisa, ayudar de forma material es sólo una forma más de ser solidario....uds dirán como se hace eso???. Les dejo este link para que vean que es simple y no importa la investidura de quien la promueva....saludos fraternos a tod@s
    http://www.baraderoteinforma.com.ar/yo-no-soy-pobre/

  • Enlace al Comentario Beatriz Martes, 07 Agosto 2012 01:07 publicado por Beatriz

    De acuerdo en todo lo que Ud. dice padre y ademas agregar que el estado deberia invertir tmb. en la parte espiritual de las personas por que somos muchos los catolicos comprometidos con la causa que podriamos aportar tmb.