• Home
  • Opini√≥n
  • Ciudad
  • Pol√≠tica
  • Econom√≠a
  • Pa√≠s
  • Mundo
  • Deportes
  • Vida y Cultura
  • Blogs

s√°bado 19 de abril del 2014

√öltima carga10:02:01

Lunes, 10 Junio 2013 12:08

Esa√ļ, presa del olvido

Escrito por

Camina con la vista perdida a√Īorando esa √©poca en la que se jugaba por amor a la camiseta, por m√©ritos propios y no gracias a los representantes.

Jueves, 06 Junio 2013 18:03

Entre lo individual y lo social

Escrito por

Maturana indica: "hoy los estudiantes se encuentran en el dilema de escoger entre lo que de ellos se pide, que es prepararse para competir en un mercado profesional, y el impulso de su empatía social que lo lleva a desear cambiar un orden político-cultural generador de excesiva desigualdades que traen pobreza y sufrimiento material y espiritual".

En consecuencia, deben elegir entre satisfacer sus deseos personales o atender la pobreza de la misma sociedad en la que viven, que no es tan solo la imposibilidad de llenar la ‚Äúcanasta b√°sicas‚ÄĚ, sino que adem√°s "representa una situaci√≥n de insatisfacci√≥n de necesidades b√°sicas, que est√° asociada a las limitaciones en el desarrollo de capacidades humanas y adem√°s, se considera que la pobreza constituye una situaci√≥n de vulneraci√≥n de derechos (DIPP, 2008)".

Diariamente somos bombardeados por los medios de comunicaci√≥n con estos temas, pero las miramos cada vez con mayor distancia, como si nosotros no tuvi√©ramos nada que ver con eso, porque no ocurre en el patio de nuestra casa, porque estamos muy ocupados en lo ‚Äúnuestro‚ÄĚ y porque estamos casi convencidos que los otros, los que viven ‚Äúlejos‚ÄĚ, no tienen nada que ver con nosotros.

Pues bien, algunos de nosotros trabajamos en la formaci√≥n de otros, y nos preguntamos si esos otros necesitan de un llamado de atenci√≥n, de un alerta, y que cuando observamos la complejidad del asunto, podemos darnos cuenta que no existe eso de ‚Äúotros‚ÄĚ, que no hay nada ‚Äúall√° afuera‚ÄĚ que no me toque, que no me involucre, y que s√≥lo tenemos dos opciones: o somos parte del problema o somos parte de la soluci√≥n. Porque hasta donde entiendo, ser educador y no preocuparse con esas problem√°ticas sociales es una incoherencia conceptual y una absoluta falta de sensibilidad. Solo un pu√Īado de saberes que son √ļtiles en s√≠ mismo y que no ser√°n jam√°s √ļtiles para modificar lo que nos cansa y nos duele.


El proceso de humanización se da en medio del entorno natural en que vivimos, por eso toda actividad humana afecta o influye directa o indirectamente en el medio ambiente.

Jueves, 30 Mayo 2013 17:33

Los onom√°sticos de los otros

Escrito por

Recordar los nombres propios de los dem√°s resulta un ejercicio mental dif√≠cil, por mucho de que estemos dotados de m√°s de una inteligencia m√ļltiple, seg√ļn la teor√≠a desarrollada por H. Gardner.

Esto, a menos que los otros hayan sido bautizados con onomásticos demasiados originales o irrepetibles como llamarse Sinforosa, Eufemia o Humilde, entre las féminas, o Atanasio, Polidoro o Zenobio, entre los varones. Esos onomásticos, evidentemente, son difíciles de olvidar.

Parece un don divino, tal como lo relata Juan en el Evangelio cuando Jes√ļs llama a sus primeros disc√≠pulos, y Natanael reacciona asombrado al preguntarle ¬Ņde cuando ac√° me conoces?, respondi√©ndole Jes√ļs: ‚ÄúCuando estabas bajo la higuera, ah√≠ te conoc√≠‚ÄĚ. Lo cierto es que Jes√ļs, tampoco  hab√≠a conversado con Natanael a√ļn en ese momento, pero a todos y todas las conoc√≠a por su nombre. Cierto que era un don divino.

Sin embargo, este acierto de la divinidad parece fallar en el caso de San Alberto Hurtado, nuestro venerado Padre Hurtado, qui√©n hab√≠a solucionado la dificultad de conocer todos los onom√°sticos de tantas personas que acud√≠an en su ayuda, que termin√≥ por llamarlos ‚Äúpatroncitos‚ÄĚ que era ni m√°s ni menos que el significante cari√Īoso de ‚Äúhijo de Dios‚ÄĚ, en cuyo lenguaje coloquial era el ‚Äúpatr√≥n‚ÄĚ. Es de imaginar la cantidad de ‚Äúpatroncitos‚ÄĚ que el Santo ten√≠a poco antes de su muerte, cuando a fines de 1951, su gran obra ‚ÄúHogar de Cristo‚ÄĚ, hab√≠a alojado a 700.000 pobres o ‚Äúpatroncitos‚ÄĚ, repartiendo ya 1.800.000 raciones alimenticias. Dentro de su hagiograf√≠a, Alejandro Magnet, cuenta que el Padre Hurtado hab√≠a descubierto el libro ‚ÄúC√≥mo ganar amigos e influir sobre las personas‚ÄĚ de Dale Carnegie, que ‚Äúincluso hubiera podido escribirlo √©l‚ÄĚ (A. Magnet, El Padre Hurtado, 1954). Conocer a las personas es saber su nombre y recordarlo en cualquier momento.

Han existido pol√≠ticos como el senador Humberto Aguirre Doolan (√Ďuble, Concepci√≥n y Arauco), dotados de ese don divino, aunque don Humberto, fuera mas√≥n, que lo hac√≠an recordar y llamar por su onom√°stico a todos sus electores, incluyendo nombres y apellidos, fueran o no correligionarios radicales, hombres y mujeres, dirigentes vecinales, populares, de clubes deportivos, asociaciones campesinas, gremiales o jubilados. Esa condici√≥n, natural o divina, le rentaban, por supuesto, las altas votaciones que siempre obtuvo para sostenerse en el solio senatorial. As√≠ de simple, con el solo expediente de conocer el onom√°stico de los otros.  

Existen otros casos m√°s an√≥nimos como nuestro querido amigo Fernando ‚ÄúOso‚ÄĚ Dom√≠nguez, que entre clientes de m√°quinas agr√≠colas, tractores, motores, y amigos por montones, invent√≥ el eficiente expediente de saludar a todos, conocidos y no tanto como ‚Äúhola comparre‚ÄĚ, sin dejar a nadie frustrado por alg√ļn olvido. Todos quedan felices de que ‚Äúosito‚ÄĚ los recuerde tan amistosamente.

Imag√≠nese el lector la situaci√≥n en que nos encontramos los profesores con un interminable desfile de alumnos por nuestras aulas, lo que impide que identifiquemos a todos por su onom√°stico. En mis primeros a√Īos de ejercicio docente, quise resolver esta inc√≥moda situaci√≥n, pasando la lista del curso con el n√ļmero y sin nombre. Result√≥ hasta que una jovencita me encar√≥, expres√°ndome que ella era una persona con nombre, clausurando mi artilugio. El genial Ernesto S√°bato al referirse a su infancia en el pueblo de Rojas, provincia de Buenos Aires, se√Īala que ‚Äútodos se conoc√≠an por su nombre, ninguno era una abstracci√≥n.‚ÄĚ Pero, algo tan dif√≠cil s√≥lo se alcanza poseyendo ese don divino.

Martes, 28 Mayo 2013 15:24

A reinventarse

Escrito por

La evoluci√≥n, la b√ļsqueda permanente de variantes, la prueba de diversas f√≥rmulas para consolidar una idea t√°ctica, la autocr√≠tica, la apertura para cambiar y asumir riesgos, romper paradigmas, desarrollar una aguda percepci√≥n de juego y reinventarse deber√≠a ser el sello de un entrenador contempor√°neo.

La obligatoriedad para cursar desde kínder sin duda, es un gran paso. Pero para que no sea un paso en falso, y no se caiga nuevamente en el falso dilema de la cobertura versus calidad, es necesario comunicar, pronto, las políticas que concreten una educación inicial de alta calidad.

Lunes, 27 Mayo 2013 10:00

El amor se escribe con hache

Escrito por

Humberto Maturana hace apenas un par de d√≠as atr√°s recordaba con nosotros (un peque√Īo grupo de personas que nos juntamos en el √°nimo de encontrarnos en la conversaci√≥n, convocados por Rumba Magazine) c√≥mo, ante una pregunta que su Directora del Liceo Manuel de Salas le hizo al verlo en la micro ‚ÄďFresia se llamaba la Directora, si es que mal no recuerdo-, le respondi√≥ que √©l pensaba que Amor se escrib√≠a con hache pues le parec√≠a una palabra importante.

Miércoles, 22 Mayo 2013 16:10

¬ŅY qu√© fue de la m√≠stica como local?

Escrito por

Si hay un partido de √Ďublense que recuerdo con emoci√≥n en la √ļltima d√©cada, por la insolencia y esp√≠ritu combativo que cuaj√≥ en la cancha el equipo, fue ese memorable empate a tres que protagoniz√≥ ante Universidad Cat√≥lica la temporada 2007.

Una vez m√°s, un bochornoso esc√°ndalo -protagonizado esta vez por la diputada Marta Isasi- prendi√≥ las alarmas en la opini√≥n p√ļblica. ¬ŅQu√© tan representativos de sus electores son las votaciones de nuestros parlamentarios? ¬ŅQu√© tanta independencia guardan ellos de presiones o influencias empresariales? ¬ŅRealmente velan por el bien com√ļn o s√≥lo protegen los intereses corporativos de unos pocos? ¬ŅO acaso nuestro Congreso se ha convertido en una caja buz√≥n de los conglomerados econ√≥micos?

Uno de los grandes problemas de la educaci√≥n actual en Chile, es el de las metodolog√≠as empleadas en la sala de clases, con nuestros ni√Īos y j√≥venes. Al parecer estas no van de la mano con el desarrollo tecnol√≥gico ni con los requerimientos actuales que demanda el pa√≠s. Ante este estado de cosas, estamos expuestos, sobre todo en el √ļltimo tiempo, a un gran flujo de informaci√≥n relativa a nuevas metodolog√≠as de ense√Īanza-aprendizaje, que supuestamente, nos resolver√°n gran parte de un problema que afecta al sistema casi en su totalidad.

Noticias Relacionadas
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones